Transparencia Electoral

Tenemos Derecho a Existir – Entrevista a Marthadela Tamayo

Marthadela Tamayo dirige el Comité Ciudadano por la Integración Racial (CIR) y el Grupo de Observadores de Derechos Electorales (ODE) y conversa con el destacado periodista Osvaldo Bazan sobre las dificultades de ser disidente en su país, Cuba. La activista cubana habla de varios temas en esta entrevista: totalitarismo, la represión del régimen contra la sociedad civil, y los reclamos que como sociedad civil hacen al régimen cubano sobre los problemas de la vida cotidiana y su derecho a manifestarse. 

Un elemento importante, que destaca Tamayo en la entrevista, es como sufren los cubanos y cubanas disidentes la represión del régimen. Según Tamayo, podría pensarse que ambos sufren igual, pero señala, que es necesario tomar en cuenta la interseccionalidad, que no se pueden olvidar las violencias de género que sufren las mujeres frecuentemente; así como, la violencia política que sufren las activistas y defensoras de derechos humanos, las periodistas independientes, etc. Estas son mujeres que por hacer públicas sus actividades de disentir contra el régimen son frecuentemente violentadas en todos sus derechos. Por tanto, según Tamayo, su sufrimiento como mujeres es el doble y en ocasiones el triple, a lo que hay que agregarle el tema de la interseccionalidad de las mujeres de origen afrodescendientes. 

El otro gran tema es por qué es tan difícil ser disidente en Cuba. Para Tamayo, es difícil porque el Estado cubano criminaliza a través de los propios agentes de la seguridad del Estado cubano. Debido a esta represión directa, cualquier actividad que esté relacionada con organizar a la sociedad civil, organizar partidos políticos, integrar racialmente, género, temas electorales no se pueden hacer como en una sociedad democrática, sino que se tienen que hacer, a escondidas, bajo presión, bajo represión, etc.

A pesar de esta represión y de este actuar a escondidas, hay muchas organizaciones de la sociedad civil que trabajan en la defensa de los derechos humanos, las libertades y la democracia en la Isla. ¿Esto demuestra la efervescencia popular que existe? Le pregunta, Baza. Efectivamente, así es, responde Tamayo. Existe en el pueblo cubano y en las organizaciones de la sociedad civil una gran capacidad de residencia, un deseo de luchar, de vivir en democracia, aunque no sabemos qué es democracia porque nunca la hemos vivido. Finalmente, Tamayo dice que ella ya tiene 40 años y que nació bajo la revolución y que nunca ha conocido otra cosa. Pero que nada de eso va a detener su deseo de reunirse, de trabajar, de aprender y de aportar un granito de arena para su país y los suyos. 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba